Thursday, January 28, 2010

Pag 23 en Revolución

Página publicada el lunes 01 de febrero del 1965

Respuesta a comentario de Garrincha:

Pues, Garrincha... el dibujo se hacía en tinta china negra, sobre cartulina. Arriba de la cartulina se colocaba un papel transparente: papel Alba, y se coloreaba, con lápices de color. Se imprimía a 4 colores, que eran: 1)negro, 2)amarillo, 2)rojo, y 4)azul. Y la combinación entre ellos daba  las distintas combinaciones y matices, con colores sólidos ( pla ) o mediostonos.
Primero se tomaba una fotografía de la historieta, y se obtenía un negativo. Más adelante ese negativo se colocaba encima de unas planchas de metal que estaban bañadas de un material sensible a la luz: dónde la luz toca, se endurece, y dónde la luz no toca, se queda blando; y una a una, bajo una potente luz que brotaba de un arco eléctrico, se hacía un positivo del dibujo grabado en la plancha de metal. El impresor aplicaba, mediante un pincel, una sustancia líquida en las zonas que eran las "pla" o "sólido" dónde el color estaría sólido ( color que cubre completo el 100% del área )Las otras zonas, dónde tendría degradación del color, se emmascaraban, para dejar libres esas áreas, por dónde se pasaría un rodillo que dejaba estampado unos puntitos, que serían los mediotonos, que tenían varías graduaciones, o "por cientos", para hacer el color-mediotono más débil o más intenso. Una vez que las planchas tenían aplicada la sustancia sensible a la luz, se ponían bajo un potente arco voltaíco, que daba una luz muy brillante, y se dejaba ahi por casi medio minuto. A continuación, las planchas se sumergían en ácido, que se comía el metal por dónde la luz no tocó, y así se obtenía un alto relieve, que era dónde se afincaba la tinta una vez en la rotativa.
Era un trabajo delicado y de gran precisión: había que tener experiencia y arte, para saber dar los colores indicados. Esas planchas eran las que se colocaban en la rotativa, que tenía 4 secciones, una por cada color, El primer color que se imprimía en el papel era el amarillo, seguido del rojo; el azul, y por último el negro. El negro siempre va al final, o sea; arriba de los demás, porque era el que cerraba, enmarcaba a los demás.
Cuando yo iba a la imprenta, del periódico Revolución, siempre era por la noche del viernes, que era cuando yo entregaba mi página: en cuanto entraba yo a la planta de máquinas, que era en el sótano del edificio, sentía el olor característico de las tintas, y eso me gustaba. Pero también me gustaba que tenían allí una cafetería para los trabajadores de las máquinas, que trabajaban de madrugada, y siempre que iba me comía un pan, grande, de esos llamados de "medianoche", con unas lascas de mortadella, que me sabían de lo más sabroso; y mientras comía me tomaba una botella de malta Hatuey.
Gugulandía, era popular y comentada. Yo tenia 24 años de edad.

3 comments:

Garrincha said...

¿y cómo era lo de los colores, profe?
¿había que darlos en un plancha aparte?
cuente, cuente, que aquí nadie pasó por esa fase allá.

gracias por el material.

Garrincha said...

thanx!
la poligrafía en cuba atrasó con los años en vez de avanzar.

montytomas said...

Cuando podremos conseguir una antologia de Gugulandia? Hay toda una generacion que crecio con Gugulandia en Cuba.